miércoles, 27 de septiembre de 2017

Destapando al Yunque: 3ª parte, ¿Cómo boicotea?

En su ritual de iniciación los que ya son miembros del Yunque le dicen al candidato, literalmente, "Desde este momento encontrarás en cada uno de nosotros un compañero y un amigo; pero si tus intenciones fueran traicionarnos o llegaran a desviarse de algún modo, en cada uno de nosotros encontrarás un juez justiciero".


He escrito en este blog sobre los orígenes del Yunque y he dado testimonio de como intentaron captarme hace algunos años a través de una persona a la que consideraba amigo y que, tal cómo le ha ocurrido a la mayoría de las víctimas de la también conocida como Organización del Bien Común, dejó de ser mi amigo en cuanto vio que no podía utilizarme ni tampoco captarme para esa secta.




Con este artículo voy a dar fe del modus operandi utilizado por el Yunque para boicotear a quienes osan hacerle frente. Para ello me voy a basar en los testimonios de varias fuentes con las que he podido hablar durante estos últimos años. Y también relataré una curiosa situación que se dio en un colegio que conocía bien y que, desde que me enteré de la existencia del Yunque y su táctica de infiltración, me hace sospechar que detrás de aquello estaba la Organización del Bien Común.

Como hemos visto, en su rito de iniciación utilizan la expresión "jueces implacables (o justicieros)" para referirse a como actúan con aquellos a los que consideran "traidores" por haberse salido del Yunque. Por los testimonios que he podido recoger, puedo corroborar que esto es verdad. Si bien es cierto que, actualmente, los yunqueros en España no emplean la violencia física, entre su modus operandi habitual se encuentran las amenazas, la coacción y el acoso. Es lo que le ocurrió a quien voy a llamar "Tobías", el primer caso sobre el que voy a hablar. Tobías era un muchacho que colaboraba activamente en algunas actividades de diversas plataformas del Yunque en España. Entre ellas una a la que podríamos llamar "Cruceiro" y que tiene, entre sus actividades principales, el recorrer diversas poblaciones de España, caminando, utilizando las consignas habituales de las tapaderas yunkas en las manifestaciones "provida" que organizan.

Pues bien, Tobías se encontraba hace algunos años en una de esas expediciones yunqueras, recorriendo ciertas poblaciones españolas, cuando decidió abandonar "el Cruceiro" y todo lo relacionado con el Yunque. Desde entonces a Tobías le han intentado boicotear acusándole falsamente de tener cierta adicción y llegaron a amenazarle de muerte. Incluso uno de los principales activistas de la que en otro artículo llamé "Asociación H" llegó a decirle que, si no callaba, su familia poco menos que estaba en peligro. Pero los yunqueros no se han conformado con esto, pues desde hace años Tobías ha tenido que cambiar en varias ocasiones las contraseñas de sus redes sociales pues se producían intentos de acceso a estas por parte de personas ajenas.
Si bien Tobías no llegó a ser miembro orgánico del Yunque, al ser miembro activo de una de sus plataformas, el tratamiento para con él cuando decidió marcharse fue precisamente el de "jueces implacables". Es decir, se erigieron en jueces justicieros que decidieron arrojar todo tipo de calumnias, acusaciones y amenazas frente a una persona que, tras haber visto la luz, había decidido alejarse de la oscuridad yunquera.

Pero el acoso y hostigamiento a veces comienza incluso durante el periodo en que la víctima es aún miembro del Yunque, como le ocurrió a Alberto (nombre ficticio), cuyo testimonio fue reflejado por El Confidencial. Cuenta Alberto como se convirtió en un apestado cuando sus padres (a los cuales, a través de él, espiaba el Yunque) decidieron abandonar la asociación a la que pertenecían. La Organización del Bien Común utiliza estrategias paramilitares, y entre ellas está el acoso psicológico cuando la moral de sus miembros flaquea. Y, como le sucedió a Alberto, son expulsados aquellos a los que no consideran dignos de seguir formando parte de esa "casta de elegidos".
Cuando una persona deja de ser miembro del Yunque, sea porque ha sido expulsado, sea porque él ha decidido abandonarlo, aquellos que antiguamente habían sido sus aliados ahora le boicotean mediante las acciones antes reseñadas. Tanto difundiendo falsedades sobre esa persona en privado, como en redes sociales, especialmente para tratar de poner en contra de esta persona a su familia y amigos (lo comentado de difundir acusaciones como "es un borracho", "está mal de la cabeza", "es un despechado", etc.), todo con el fin de quedar por encima (por supuesto, ¡son una casta de elegidos!) de esa persona.
Para estas campañas de amenazas y desprestigio, utilizan, como dice el escritor Luis Español toda la parafernalia legal y mediática para tratar de dañar a quien revela sus manejos. En su día, consiguieron los yunquis cerrarle la cuenta de twitter a Victoria Uroz o que youtube censurara los vídeos de Santiago Mata.



Pero el Yunque también ha boicoteado cuando se ha infiltrado en movimientos provida, en defensa de la familia, de padres objetores ante la asignatura Educación para la Ciudadanía, ect. Como dice el blog Conozca el Yunque, un  sólo miembro de esta secta puede echarlo todo a perder. Pero, ¿cómo boicotean? Explica José Luis Navarro, el autor de dicho blog que los yunqueros aprovechan su capacidad de liderazgo para provocar un cambio de mentalidad en el grupo, transmitiendo una visión pesimista y victimista (...) que lleve a los demás a adoptar una actitud más agresiva y combativa provocando que los miembros del grupo donde se han infiltrado utilicen medios que anteriormente rechazaban. En definitiva, utilizan la manipulación mental para lograr sus intereses, unos intereses que en realidad no tienen nada que ver ni con el catolicismo, ni con la defensa de la vida, ni con la defensa de la familia, ni nada que se le parezca. Simplemente están persiguiendo el poder, lo único que busca el Yunque en realidad.

De hecho, la confrontación y el choque con el oponente (ficticio o real) es algo que suele favorecer al Yunque y a sus miembros, especialmente porque da la sensación de que "son los únicos que hacen algo", como me han repetido constantemente algunas personas, incluso algunos bienintencionados (es decir, gente que no defiende al Yunque, pero...). Un caso cercano lo hemos tenido con una campaña orquestada por la que, según autores como Santiago Mata, es la principal organización del Yunque en nuestro país. Durante este año, de hecho, han logrado ser bastante mediáticos, y he podido ver en determinados foros de Internet, donde debate gente de todos los espectros sociales (católicos y ateos, gente de izquierda y gente de derecha...), cómo algunas personas, sin saber lo que es el Yunque y siendo más bien ateos decían cosas como "pero le plantan cara al Nuevo Orden Mundial y eso me gusta".

Esto de "son los únicos que hacen algo" es, en realidad un error, como sigue explicando el mencionado blog. Como dice su autor, también podría decirse que no hay tanta gente que haga algo y preguntarnos cuál es el origen de esta circunstancia. De hecho, explica, muchas veces, las nuevas iniciativas son fagocitadas por los miembros de El Yunque hasta que son controladas plenamente o se disuelven por la división. Por su interés, pongo los puntos en los que el autor explica el problema de las movilizaciones del Yunque y sus tapaderas:

  1. Los medios empleados: Estos -explica- deben ser legítimos y proporcionales.
  2. La falta de sinceridad en los objetivos: No son sinceros. Se infiltran en una asociación provida, por ejemplo, ocultando cual es su verdadero objetivo: servir a la sociedad secreta.
  3. Desconfianza: Por su modus operandi provocan desconfianza, incluso, hacia la propia asociación donde se han infiltrado. De hecho, yo mismo (el autor de Luz de un Candil) he  podido comprobar la reticencia de algunas personas a la hora de colaborar con asociaciones NO YUNQUERAS por si acaso había algún yunko dentro. 
  4. Absorción de iniciativas: Por su activismo da la impresión falsa de que son los únicos que hacen algo. Se olvidan de que hay, por ejemplo, asociaciones pertenecientes a la Iglesia que SÍ HACEN ALGO y no son yunqueras. De hecho, se atribuyen logros que no les pertenece realmente, tal como se explica en este vídeo.
  5. Eclipsar acciones: Tratan de eclipsar a la Iglesia, aunque sus miembros se vanaglorian de no depender de ella. A causa de esto, cuando sus acciones son mediáticas los medios utilizan la palabra "ultracatólicos" aunque el Yunque no sea católico.
  6. Frustrar el futuro de las “jóvenes promesas”: Muchas por haber malgastado su talento al servicio de una sociedad secreta de manera ineficaz, otras porque la captación fue frustrada y por las secuelas psicológicas ya no pudieron desarrollar ese talento.  



Como vemos, el Yunque boicotea tanto a los que intenta captar y no entran, como a los que se han salido de la secta y también a las asociaciones en las que se infiltran y a las personas que forman parte de estas y no son adeptos de la Organización del Bien Común.
Pero, en realidad, el Yunque ataca a quienes no le siguen el juego. Como explica el citado José Luis Navarro, a los miembros del Yunque les da completamente igual quien sea la persona que se les pone enfrente a la hora de boicotearla. Lo hacen sin miramientos, sea un periodista, un obispo, una organización o cualquier persona particular, especialmente mediante la descalificación, la ridiculización e, incluso, las amenazas.
Con respecto a los medios de comunicación, a lo dicho se le suman una fuerte presión y las amenazas de acciones legales, ligadas al desprestigio del periodista dando informaciones falsas sobre éste y desprestigiándolo, amén de exigirle rectificación. 
También atacan a los políticos: por no coincidir con las ideas del Yunque, por no querer seguir sus dictados o no querer someterse a estos. Para ello, organizan manifestaciones, difunden propaganda en contra del político... convirtiéndose esto en campañas que a veces pueden durar años. Recuerdo cuando participaba en el foro de la que, según Santiago Mata y otros investigadores, es la principal pantalla del Yunque en España. Los ataques a Gallardón (a quien posteriormente, por cierto, adularían cuando intentó cambiar la ley del aborto) eran constantes, utilizando motes ofensivos hacia el que fue alcalde de Madrid.

Pero, como he escrito, no se cortan un pelo a la hora de atacar a los obispos. Para ello se valen de los medios de comunicación que controlan, "encasillando al obispo en posiciones ideológicas de izquierdas, próximas a la Teología de la Liberación y/o modernistas (...) los actos de misericordia con quienes atacan a la Iglesia son presentados como muestra de debilidad ante el laicismo en lugar de como cumplimiento del mandato evangélico de perdón a los enemigos".

Por otra parte, quien esto escribe, es conocedor de diversas formas de boicoteo realizadas por el Yunque, sus miembros y sus afines para con las personas que no les siguen el juego. Voy a relatar tres de ellas: una dirigida hacia un colegio, otra dirigida a una parroquia y, finalmente, una en la que estaría presente el "Factor Desconfianza" mencionado por José Luis Navarro.

Durante la etapa que Lola Velarde fue Directora General de Juventud en la Comunidad de Madrid (2001-2003) se produjo una extraña situación de boicoteo hacia un colegio situado en una población cercana a la capital de España. Según me cuenta una fuente, se invitó a los alumnos de ese colegio a las actividades organizadas por la Juventud de la CAM. Entre las actividades había algunas que extrañó a la dirección del centro educativo que, tras consultar sobre esta cuestión, se dieron de bruces con el secretismo más absoluto: "No podemos dar más información sobre ello", les dijeron a los responsables del colegio. Se trataba de unas actividades entre las cuales se encontraban diversas salidas a la montaña, especialmente (aunque no exclusivamente). Por lo que la dirección del centro pudo averiguar, en esas actividades también participaban otros colegios que, tal como se sabe hoy, fueron utilizados por el Yunque para captar nuevos adeptos. Según mi fuente, fue una familia que había estado en uno de esos colegios la que advirtió a la dirección del colegio sobre ese tipo de actividades.

Por este motivo, la dirección del centro educativo respondió a la invitación diciendo que no iba a mandar a los niños a esas actividades sin que los padres tuvieran pleno conocimiento de lo que en ellas se hacía y sin la autorización paterna para que los alumnos fueran a dichas actividades.
Desde entonces, comenzaron a ser frecuentes las visitas de inspectores de educación y sanidad (sobre todo, de educación) a ese colegio, inspectores que, asegura mi fuente, constantemente amenazaban al colegio con ponerle multas por los motivos más nimios y absurdos:  que las puertas tenían que ser de tal o cual grosor, o que las baldas de los frigoríficos del comedor no eran reglamentarios. Esto, me asegura mi fuente que era radicalmente falso, pero a los inspectores le bastaba a la hora de amenazar con sanciones.
A partir de 2004 las visitas de inspectores al colegio disminuyeron. Quizá se trate de una mera coincidencia, pero, desde luego, ¡Menuda coincidencia!



Unos años más tarde, se produjo otra situación en una parroquia de la Diócesis de Getafe de la cual soy conocedor a través de la misma fuente. Esta parroquia estaba situada cerca de un centro educativo perteneciente a los Legionarios de Cristo que había estrechado lazos con personas pertenecientes (o que, al menos, apoyaban) a algunas plataformas pertenecientes al Yunque).
Hay que tener en cuenta que ya en 2003 el Obispado de Getafe  estaba estudiando esta cuestión del Yunque debido a algunos sucesos acontecidos que desembocaron en una petición por parte del obispo a las plataformas yunqueras para que se abstuvieran de participar en las actividades diocesanas, prohibiéndolas difundir su propaganda entre los diocesanos (esto no trascendió a los medios). Santiago Mata se hace eco de ello en su libro cuando habla sobre lo sucedido con las Corazonadas, peregrinaciones al Cerro de los Ángeles que fueron prohibidas por el Obispado getafense tras el verano de 2005.

Pero prosigamos. Me informa mi fuente de que los Legionarios de Cristo comenzaron a celebrar la Eucaristía dominical con un horario parecido al de la cercana parroquia. Sospecha mi fuente que probablemente con el fin de arrebatarle feligreses. De hecho, lo anunciaron por aquel lugar, de forma que todos los vecinos estaban informados al respecto. Como muchos de estos tenían a los hijos estudiando en ese centro educativo, acudieron a pedir consejo al párroco.
Ante esta situación el párroco pidió consejo y ayuda a don Joaquín María López de Andújar, obispo de Getafe, quien prohibió terminantemente a los Legionarios que celebrasen la Eucaristía a la misma hora que la parroquia y, además, les dijo que para cualquier actividad religiosa que organizasen (incluidas primeras comuniones, confirmaciones...) debían pedir permiso al párroco.
Si bien, a priori puede parecer que se trataba de un problema entre la parroquia y un movimiento eclesial, como me dijo mi fuente: ¿Por qué querían poner la Eucaristía a la misma hora que en la parroquia? ¿Con qué motivo lo anunciaron de aquel modo a los vecinos?
Desde luego, no parece que se tratase de algo casual ni el motivo fuera bienintencionado. Pero que cada uno saque sus propias conclusiones.

Por último, dije que iba a relatar un caso en el que estaba presente el "factor desconfianza". En este caso el testigo es quien esto escribe. Escribí algo sobre ello en un artículo anterior. Tenía yo entonces un blog llamado "Reino de Castilla" que, aunque no formaba parte como tal, estaba asociado en cierto modo a la que, según Santiago Mata y otros investigadores, constituye la principal plataforma tapadera del Yunque en España. Digo que estaba asociado principalmente porque en la sección de "Los blogs que sigo" aparecían algunos blogs que sí formaban parte de dicha plataforma y, además, en la cabecera de mi blog aparecía también que éste estaba asociado a los blogs de aquella.
Ocurrió que, como en el Seminario no teníamos Internet, aprovechaba los ratos libres en la Universidad para poder escribir en mi blog. Desde bien pronto fui consciente de que mis compañeros conocían aquel extinto blog y eran asiduos lectores. En noviembre o diciembre (no recuerdo exactamente) alguien que previamente recopiló alguno de los artículos escritos por mí decidió enviarlos al Seminario. Debo admitir que algunos de esos artículos estaban escritos con un lenguaje abrupto y agresivo, impropio de un seminarista. Ya dije en el primer artículo escrito en éste blog sobre el Yunque que por entonces yo era forero de aquella plataforma y, además, por entonces era bastante radical en mis opiniones (quizá por ello tras mi salida del Seminario trataron de captarme).


A raíz de esto, uno de los formadores me llamó a su despacho y, tras enseñarme los artículos, me dijo que era mejor que eliminase aquel blog. Yo le pregunté que por qué y él me dijo que el motivo era irrelevante, pero que era lo más conveniente. Y, ojo a esto, también me dijo: "Yo confío plenamente en ti. Pero, si viendo esto y que has faltado a algunas clases (cosa que era verdad, por motivos personales importantes que no vienen al caso), me dicen que eres un espía me lo creería si no te conociera como te conozco". Fui consciente en aquel momento de algunas cosas en las que no había caído hasta entonces. Aquellas veces que falté a clase mis compañeros (no sólo de mi curso) se daban cuenta y me preguntaban que a donde iba. También me miraban cuando yo hablaba por teléfono. En definitiva, se podría decir que yo provocaba, sin pretenderlo realmente, cierta desconfianza. Aunque en aquel momento no llegué a asociar esta desconfianza con el hecho de que el blog estuviera asociado a la principal plataforma, según los investigadores, del Yunque en nuestro país.
Cabe decir que me costó tomar la decisión de borrar aquel blog.  De hecho, reconozco que en un primer momento tuve la tentación de no obedecer las indicaciones de los formadores. Pero finalmente, tras hablarlo con una amiga mía por teléfono sobre esta cuestión, fui consciente de que era lo mejor.
No fui consciente entonces, pero aquella desconfianza que había provocado que yo escribiera en ese blog fue diluyéndose poco a poco.




En definitiva, los miembros del Yunque boicotean de diversas formas tanto a quienes se salen de la Organización como a quienes les plantan cara. Pero también lo hacen, quizá de modo más indirecto, cuando provocan que la sospecha recaiga sobre una persona que no pertenece al Yunque, pero es susceptible de ser relacionada con esta secta, como me ocurrió a mí. Éstos últimos son llamados por el mencionado Luis Español "víctimas colaterales del Yunque". Por su interés pongo aquí un extracto de su blog donde lo explica:

"Fulano es invitado a participar en una actividad controlada por peña del Yunque; lo filman dirigiendo un cursillo a gente joven, sin saber que el acto lo organiza el Yunque; plataformas yuncosas le apoyan en sus actividades. Y todos los que nos enteramos pensaremos: "Fulano es yunqui". Y resulta que no lo es. Pero desde el momento en que lo han visto con yunquis acreditados o en medios yunquis, lo marcamos con la cruz. Se trata de un desprestigio que no nace de los hechos sino de su apariencia, y es particularmente injusto. Una consecuencia todavía más siniestra es que esa víctima colateral que pierde afectos y contactos porque se piensan que es yunqui, puede llegar a la conclusión: "Ya que experimento lo malo de ser yunqui sin serlo, voy a hacerme yunqui de verdad y así experimento lo bueno". Lo cual le convertiría en otro tipo de víctima, claro".

En definitiva, el Yunque, como creo que puede verse en los tres artículos que he escrito sobre esta cuestión, es una secta herética que trata de obtener el máximo poder posible distorsionando el verdadero significado del "Reinado Social de Cristo" cuando dicen pretender instaurarlo. Para ello se valen de la mentira, el secretismo, el espionaje, el acoso y el boicoteo. Por este motivo creo humildemente (y sin vanagloria alguna) que la Conferencia Episcopal Española debería pronunciarse de una vez por todas, y con plena claridad, sobre esta cuestión. Se tiene conocimiento de que a muchos obispos no les agrada la existencia del Yunque, (a algunos si, todo hay que decirlo, incluso justifican y defienden sus actuaciones, como asegura Santiago Mata en su libro). Pero los católicos, y la sociedad civil en general, necesitamos que haya un pronunciamiento claro pues la existencia del Yunque y sus plataformas pantalla-tapadera suponen, especialmente por su secretismo "tal perjuicio que constituye el principal obstáculo para que los católicos -con plena libertad, sin depender para ello de la Jerarquía ni tener obligación de actuar de forma unificada- puedan emprender iniciativas eficaces en el campo socio político (...) la sospecha (que transmiten los del Yunque) hace estéril todo intento de trabajar con ellos) (...) constituye el principal obstáculo para que los católicos puedan defender con libertad y sin  necesidad de adherirse a iniciativas concretas sus derechos en la vida pública. " (Santiago Mata, El Yunque en España, pp. 288-290).

Quien esto escribe es consciente de que aún quedan personas que piensan que esto del Yunque es una leyenda urbana tipo Código Da Vinci. Pero nada más lejos de la realidad. El Yunque existe, conozco personas que en menor o mayor medida han estado en la órbita de la Organización del Bien Común (algunos llegando a pertenecer como miembros orgánicos del Yunque durante un tiempo). A mí mismo me intentaron captar en su momento. El Yunque es una realidad palpable y, especialmente por su secretismo y su modus operandi, se trata de una organización que no tiene cabida en nuestro país, cuya Constitución prohíbe las sociedades secretas, ni tampoco en la Iglesia, que prohíbe también las sociedades secretas, y que no puede ni debe permitir que el Yunque y sus plataformas tapadera sigan captando nuevos miembros entre la juventud católica.

Por ello reitero mi llamamiento a la Conferencia Episcopal Española: Sean valientes, hagan un pronunciamiento público sobre el Yunque.




sábado, 22 de julio de 2017

El Altar Blanco, uno de esos libros que te hacen soñar





"Cuando un mago vagabundo visitó su pueblo, Hálecs de Roy no se imaginaba que esa misma noche se vería arrastrado a una travesía que lo llevaría hasta Élimbar, la fortaleza que guardaba el mundo de los hombres de las terribles criaturas mágicas, los cárnax, ni que a su llegada se desencadenarían unos sucesos tan extraños como amenazadores. El joven Hálecs se verá, sin pretenderlo, en medio de unos acontecimientos que sacudirán los cimientos más profundos de la Casa de Urci y de la precaria paz que reinaba en toda la región de los Confines...".

Así reza la sinopsis de El Altar Blanco, libro escrito por mi amigo, y colega en estas lides literarias, Luis Ignacio Rodríguez. Se trata del primero de los seis libros que conformarán la saga titulada “Historia de los Confines". Aún a riesgo de que parezcan palabras movidas por el aprecio que tengo a mi buen amigo, creo que puedo decir que El Altar Blanco es uno de los mejores libros de esta temática que he leído en mi vida. Su historia engancha desde el primer momento, cuando el autor narra la vida cotidiana de Hálecs de Roy, un muchacho aparentemente tan normal como cualquiera de su edad y que vive en Carvaria junto a su padre y sus hermanos. Sin embargo, todo cambia, como vemos en el texto con el que he comenzado este artículo, cuando Sargas, un mago vagabundo, visita su pueblo y monta un espectáculo de magia que, aparentemente, hace las delicias de los habitantes de Carvaria.

La aparición de Sargas provocará lo que Joseph Cambell, en su libro El héroe de las mil caras, llama "la llamada de la aventura". Hálecs tiene un incidente con unos jóvenes de Carvaria y, de forma inconsciente, les derrota mediante la magia. En Carvaria los magos no son especialmente queridos, por lo que, debido a este incidente, todos estarán convencidos de que el muchacho es un mago y poco a poco las cosas se irán poniendo complicadas para el joven, por lo que su padre, para protegerle, le pone bajo la protección de Sargas, quien desde entonces se convierte en su mentor.

El Altar Blanco es un libro que engancha desde la primera página, aunque especialmente desde que se producen los mencionados acontecimientos, momento en el que el relato comienza a ganar intensidad manteniéndote en vilo hasta un final que, personalmente, me parece sencillamente épico. Como decía Adolfo, un lector del libro, en la página de Luis Ignacio, el libro no solo se lee rápido sino que, además tiene “algo que te invita a no parar de leer”. Puedo confirmarlo. De hecho, mi amigo es testigo de que le envié algún audio diciendo que sentía la tensión del libro y por momentos me parecía estar en Elimbar, por ejemplo, presenciándolo todo. Incluso en alguna ocasión tuve que levantarme y caminar por la casa para soltar la tensión interna. Creo que eso define a la perfección lo que éste libro transmite al lector.

Pero no solo la historia es adictiva y ágil la lectura, sino que los personajes me parecen muy bien creados y, por momentos, da la sensación de que tienen vida propia y ellos mismos son los creadores de la historia. Supongo que los escritores que lean este artículo comprenderán bien a lo que me refiero. En ocasiones, cuando te encuentras escribiendo un libro, ves como se te presentan los personajes y ellos mismos te dicen, por ejemplo, “soy Maite (uno de los personajes de Crónica de un Cantar Hispano, mi primera novela histórica), amiga de Nicolás y en el libro haré esto, aquello y lo otro”. Mi personaje favorito es, precisamente, su protagonista, Hálecs de Roy, con quien empatizo y llego a sentirme profundamente identificado en muchos momentos. Por cierto, por como le describe Luis Ignacio, casi se podría decir que se ha basado en Jaime, un amigo mío, para construir este personaje.. de no ser porque el autor de El Altar Blanco no sabía de la existencia de Jaime cuando lo escribió (o eso creo).
Además de Hálecs de Roy también me gustan mucho Horologia y Serian, sus dos maestros y sus principales mentores. De hecho, son ellos y no Sargas quienes realizan esa labor del mentor de la que habla Joseph Cambell, ya que enseñarán y entrenarán a Hálecs para que pueda crecer como mago y afronte sin miedo los desafios a los que tendrá que hacer frente.
Pero, además, El Altar Blanco es un libro que me ha gustado especialmente por los guiños que hace a determinados aspectos del Imperio Romano, como por ejemplo el título de uno de los libros que Valvan, uno de los scriptores (profesores) mandará leer a sus alumnos. También me gusta como recrea Luis Ignacio, en la primera parte del libro, la vida cotidiana tanto de Carvaria como de otros pueblos por los que pasarán Hálecs de Roy y Sargas. Por otra parte, Luis Ignacio Rodriguez es de esos escritores que sabe describir los paisajes y a los personajes sin cansar demasiado al lector dejando, además, algunos aspectos a la libre imaginación de éste. Un ejemplo es el de Sargas, que yo me lo imaginé de una determinada forma, como mas mayor y sabio, pero él me dijo “no, en realidad es de esta otra manera”.

Otro aspecto que me gustaría destacar es que, siguiendo la estela de autores como Tolkien, Luis Ignacio sabe plasmar en el libro su fe y principios cristianos de forma sutil y elegante. En muchos momentos de esta obra vemos a Hálecs y a otros personajes actuar conforme a estos valores. Se trata de un libro que, además de entretener, puede ayudar a los lectores a ser un poco mejores. Al menos esa ha sido mi impresión al leerlo cuando me paraba a reflexionar ante frases como “Todo tiene una razón de ser, lo que pasa es que muchas veces no sabemos verla”. En mi caso esta frase resonó con fuerza al recordar mi salida del Seminario, en 2009. Entonces no lograba entender para qué “carajo” había querido ser sacerdote hace unos años si esa no era mi vocación. Durante unos cuantos años no era capaz de comprender la razón de ser ni a esa decisión ni a mi salida de aquel lugar. Pero, a día de hoy, veo claramente la razón de ser de todo ello y comprendo a la perfección tanto mi entrada al Seminario como mi salida de aquel lugar.

En definitiva, El Altar Blanco es un gran libro, muy bien escrito, con una historia apasionante (que continúa con La Ruina del Norte, segundo libro de la saga) y que, estoy seguro, gustará a todo tipo de lectores, incluso a quienes no son especialmente aficionados a la literatura fantástica pues, al fin y al cabo, cada uno de los principales personajes creados por Luis Ignacio Rodriguez encarnan las grandezas y miserias del ser humano: nobleza y bajeza, amistad y aislamiento, valentía y cobardía, fidelidad y traición…

Por ello, ahora que estamos en verano, he querido recomendarte este libro con el que tanto he disfrutado leyéndolo. Puedes adquirirlo en Amazon, tanto en formato papel como en formato electrónico (Kindle): El Altar Blanco


  

miércoles, 21 de junio de 2017

Torrevieja ¿La ciudad más pobre de España? Desmontando una mentira



El pasado martes 20 de junio de 2017 el diario El País titulaba una noticia de la siguiente manera: "Pozuelo es la ciudad más rica de España y Torrevieja la mas humilde". Sin duda se trata de un titular impactante, pero ¿realmente se ajusta a la realidad? Pienso que no, y me gustaría exponer los motivos para afirmar que los datos de este informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), de donde viene tal dato, son erróneos. 



1. Para empezar, cabe destacar que se trata de un informe que tan solo recoge datos de 126 ciudades y, por lo que parece, se centra en ciudades con más de 40.000 habitantes, lo que ya supone una discriminación que impide conocer la situación real en cuanto a los índices de pobreza y riqueza en las ciudades españolas.

2. Se considera ciudad, en teoría, a las poblaciones que tienen más de 10.000 habitantes. No obstante, es cierto que hay municipios de 10.000 o 20.000 personas que suelen considerarse como pueblos grandes. Sucede, por ejemplo, con Guadarrama. 
Pienso que es erróneo pensar que determinadas ciudades con más de 10.000 habitantes, y una tasa de paro mayor que la de Torrevieja, tengan mejor nivel de vida que esta ciudad alicantina. Sobretodo teniendo en cuenta que se trata de una ciudad costera que cada año verano cuadriplica su población, como ocurre con Torrevieja, que algunos veranos ha llegado a tener 500.000 habitantes. 
Por otra parte, lo que me resulta realmente extraño es que Linares (con un 44,5% de paro) pueda tener mayor renta per cápita que Marbella (18,22%). Algo no me cuadra en este dato en concreto. Ello por no hablar de a qué estatus social suelen pertenecer quienes veranean en Marbella y se toman unas copas en Puerto Banús. Lo cual ya es motivo para sospechar de que algo en los datos está mal.
Es más, el paro en Torrevieja está en 22,62%, lo que supone que haya, al menos, quince ciudades con mayor tasa de parados que la ciudad de la Vega Baja alicantina. Es más, en la propia Alicante tenemos el caso de ciudades como Crevillente, con un 29,75% de paro. 
Me cuenta un amigo que su abuela "era de Linares y en tiempos era un pueblo admirado por todo Jaén. Mucho trabajo, buenos salarios y mucha cultura. Pero que desde que cerró Land Rover Santana se ha ido al garete. Tan solo hay paro y despoblación. Una pena". 
Sinceramente, me cuesta creer que en todas estas ciudades la población que allí reside (o, más bien, está empadronada, tenga mayor poder adquisitivo que la población de Torrevieja. 
Por otra parte, algunas de las ciudades alicantinas que tienen mayor tasa de parados que Torrevieja no aparecen en el informe del INE. Por ello creo que resultaría interesante ver un informe como éste pero donde figuren todas las ciudades españolas y atendiendo a todos los parámetros, no solo al de la renta per cápita. 

3. En este informe faltan ciudades que han sufrido la desindustrialización o han padecido una grave crisis de aumento del número de parados debido a situaciones como el desuso de las cuencas mineras. Es un dato que debería ser tenido en cuenta. Informa, por ejemplo, El Correo, que Sestao este año se ha quitado el sambenito de ser la ciudad de Euskadi con más paro. Su tasa de parados es ligeramente menor que la de Torrevieja, pero similar (21%). En Langreo, por ejemplo, la tasa de desempleo es ligeramente superior a la de Torrevieja (23,53%), como sucede con Mieres (23,11%). Con esto no quiero hacer de menos a la ciudad vasca ni a las asturianas, simplemente decir que existen ciudades en una situación de desempleo semejante a la de Torrevieja. Pero en el caso de la ciudad alicantina quizá el empleo temporal sea algo mayor en verano que en las otras tres. Y bien es cierto que en España somos una potencia en el sector servicios (si bien creo que se debería impulsar la reindustrialización en nuestro país).
Incluso tenemos casos de ciudades como Mérida (25% de paro) o Plasencia (ibidem) que tienen mayor tasa de paro que Torrevieja, lo cual es significativo. Si bien es cierto que, acaso, Mérida tiene mayor relevancia que Torrevieja.  



4. Creo que estas encuestas carecen de realismo. Las ciudades con menor índice de paro y mayor renta per cápita son, especialmente, ciudades dormitorios donde la población que atesora la mayor parte de la riqueza no trabaja precisamente en los (escasos) negocios locales, sino que se limitan a vivir en las urbanizaciones. Son, además, municipios cercanos a ciudades grandes o que se ubican dentro de las áreas metropolitanas. 
Por tanto, como he leído esta mañana a algunos foreros en cierto foro que no es de coches, "lo de Castelldefels, Las Rozas, San Cugat... es una bonita trampa. Son ciudades-dormitorio o barrios de lujo. Obviamente todo el que esté empadronado ahí es porque tiene un empleo (y casi siempre fuera de su lugar de residencia)". Incidiré en esto último en siguientes puntos:  

5. No es extraño que Pozuelo sea la ciudad con mayor renta per cápita si tenemos en cuenta que su población de mayor poder adquisitov son futbolistas, empresarios, y famosos de todo tipo y pelaje... que, como digo, viven en las urbanizaciones. Pero ¿Qué ocurre en el centro de Pozuelo? Pues que la cosa cambia. Con todo el respeto, pero una gran parte de los residentes en el centro son inmigrantes que viven en casas bajas y, sinceramente, dudo que tengan poder adquisitivo como para, si fueran a Torrevieja, ir a comer de forma habitual a restaurantes como el Bahía o el Mesón de la Costa. 
Por otra parte, si bien es cierto que en ciudades como Pozuelo o Majadahonda viven personas de cierta clase alta, muchos de ellos son personas que van a Madrid a trabajar... para otras personas. Especialmente quienes no son futbolistas, músicos, empresarios, etc. En Torrevieja y otras ciudades "pobres" de la costa, lugares que viven del turismo, hay emprendedores que trabajan para sí mismos y tienen tal nive económico que realmente podrían residir en Pozuelo. De hecho, conozco a guías de turismo que residen en ciudades costeras con un 24% de paro (me reservo el nombre del lugar) que en el pasado superaron el 30% y son personas que en seis meses ganan lo que muchos de los residentes en Majadahonda en un año. 

6. Otro dato interesante a este respecto es el de que Pozuelo y San Sebastián, por ejemplo, tienen el mismo nivel de paro. Lo mismo ocurre, por ejemplo, en Getxo. Pero ¿Cuál es la diferencia entre Pozuelo y San Sebastián? La ya referida: los donostiarras viven y trabajan, por lo general, en la misma ciudad de San Sebastián. No así en el caso de aquellos habitantes de Pozuelo que, estando empadronados en esta ciudad, se marchan a Madrid a trabajar. Esto tiene su relevancia en cuestiones como que se podría decir que en San Sebastián cuya clase trabajadora genera una riqueza que se queda en la propia ciudad donde se produce. Lo cual no sucede en Pozuelo.
Creo que es un dato relevante y no aparece reflejado en el informe. En las ciudades costeras, por lo general, los propios lugareños se dedican al turismo en la propia ciudad donde residen. 

7. Personalmente, creo que el hecho de que se haga este tipo de informes, que no sirven para nada práctico (al menos el hecho de hacerlos públicos) tan solo contribuye a esa afición número uno en España: la de las comparaciones maliciosas y el enfrentamiento entre españoles por tonterías. 
Por otra parte, este tipo de informes lo único que hacen es perpetuar viejos tópicos que pronuncian aquellas personas que se han quedado ancladas en la época de los apartamentos del "1,2,3" y, como digo yo, ni conocen Torrevieja realmente ni tampoco se enteran "de la movida". Son personas que realmente llegan a creer que todos los apartamentos torrevejenses son del mismo tipo que aquellos regalados por el famoso concurso. Y nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que muchos siguen siendo así (pues no van a derruir los ya construidos), hay muchos apartamentos en Torrevieja que no son aptos para todos los bolsillos, como sucede con el bloque de apartamentos que se está construyendo entre las playas del Cura y la de los Locos. 
El "mito de los apartamentos del 1,2,3" ha hecho mucho daño a Torrevieja. Si bien es cierto que en esta ciudad pueden encontrarse gangas como apartamentos de 240 euros frente a la playa, hay también apartamentos que se alquilan por 900 o, incluso, 2380 euros. Con lo cual, no necesariamente el turismo que acude a Torrevieja es necesariamente humilde, aunque exista un turismo más humilde que este. 

8. Lo de que "a Torrevieja tan sólo van los pobres" es un tópico que se decía hace 20 años, cuando comencé a veranear allí.  Si bien es cierto que entonces vi más "pobreza" que ahora mismo (especialmente la forma de vestir de la gente, o los coches que llevaban los turistas), ahora mismo la situación ha cambiado completamente. Cuando voy a Torrevieja no veo mayor pobreza que la que se puede ver en poblaciones del interior con una alta tasa de paro y de población inmigrante (dicho esto desde el respeto y sin connotación de ningún tipo. Es más, un detalle en el que suelo fijarme: en Torrevieja apenas se ve mendicidad. Sí que hay muchísimos manteros, pero mendigos más bien pocos. 

9. Por otra parte, creo que la renta per cápita no es el mejor dato existente para comparar la capacidad económica de los habitantes de las ciudades españolas. Se puede dar el caso de pueblos de 30-50 habitantes donde haya una finca que pertenece a una persona con alto poder adquisitivo que, evidentemente, paga impuestos, el IBI, tiene ingresos y contribuye a aumentar la renta per cápita de ese pueblo. Pero esto no quiere decir que el resto del pueblo sea igual de rico. Simplemente que hay una persona en el pueblo que lo es. 

10. Otro problema que veo con estos datos es el de que se refieren principalmente a los empadronados en esas 126 ciudades. Como hemos visto, en Pozuelo mucha gente tiene su residencia pero no hace vida allí: trabaja fuera, disfruta de su ocio (y, en consecuencia, gasta) en otros lugares, etc. Sin embargo, en Torrevieja hay rusos, británicos, alemanes o nórdicos que no solo viven allí sino que tienen su residencia habitual allí. Son personas que viven en Torrevieja aunque no están empadronadas. Y, por lo que sé de estas personas, son gente "de pasta".  

11. La provincia de Alicante lidera la venta de casas a foráneos en toda España. Y, concretamente, en Torrevieja a pesar de las dificultades económicas de Rusia, los rusos con alto poder adquisitvo siguen apostando por Torrevieja, al igual que Ingleses, irlandeses, belgas y nórdicos. También chinos, Muchos de estos residentes foráneos son emprendedores, gente que monta su negocio en Torrevieja y, por tanto, genera riqueza.
 
12. Por otra parte, creo que es de sentido común que las ciudades costeras importantes no pueden ser incluidas entre las más humildes. Principalmente por el dinero que en ellas genera el turismo.
En mi querida Palencia, por ejemplo, quizá hay personas empadronadas allí que ganen bastante dinero en el campo o en la FASA, pero esto no es aplicable a todos los palentinos. Lo mismo ocurre en Torrevieja: puede haber gente humilde, sí, pero no todos los torrevejenses lo son.
Sinceramente, no creo que un agricultor o un trabajador "random" de la FASA tenga el mismo nivel adquisitivo que, por ejemplo, la gente que vive del turismo en Torrevieja, especialmente empresarios y emprendedores. En Palencia hay gente como Alejandro Marín (Electrick), creador de Forocoches, que están "montados en el dólar". Pero estoy convencido de que en Torrevieja hay mayor número empresarios como el dueño del Bahia o el Mesón de la Costa que las que pueda haber en Palencia.

13. Volviendo al tema de los apartamentos, no es lo mismo tener un apartamento pequeño "cerca" de la Playa del Cura que tenerlo en determinadas urbanizaciones situadas tanto en la propia Torrevieja como en lugares aledaños, por ejemplo La Mata, que son para personas con alto nivel adquisitivo. Del mismo modo, tampoco es lo mismo tomar una paella, por ejemplo, en el Bahia, o comer en El Mesón de la Costa, que hacerlo en alguno de los restaurantes de la Playa del Cura. Igualmente, tampoco es lo mismo tomarse unas copas en el 222 que hacerlo en la zona nueva del Puerto Marítimo o en el Vela Beach.
Y esto mismo pasará en Pozuelo, o en poblaciones supuestamente más "ricas" que Torrevieja". Habrá lugares más caros y lugares más baratos. Y, si bien Torrevieja es barata por lo general, no es ni mucho menos un indicador de pobreza.

14. Otro ejemplo al que he hecho referencia anteriormente. Si Torrevieja fuera realmente una ciudad pobre no podría organizar un gran evento internacional, con tanto prestigio, como es el "Certamen Internacional de Habaneras y Polifonía" de Torrevieja, con más de cincuenta ediciones y donde han acudido algunas de las mejores orquestas corales del mundo. Del mismo modo, tampoco podría organizar grandes conciertos con algunos de los artistas de mayor relevancia de nuestro país, como Joaquín Sabina, o Joan Manuel Serrat, entre otros.

15. Por otra parte, en referencia al comentado tema de que en este informe no se cuentan los residentes y propietarios no empadronados, otro problema que veo es el de que no tiene en cuenta en las ciudades turísticas de costa todo lo que contribuyen al Producto interior Bruto de estas ciudades las personas extranjeras, o residentes nacionales, que van a Torrevieja en verano. Lo cual es muchísimo. Esto provoca que la media resultante sea baja, pues el informe no tiene en cuenta todo el potencial económico que debería tener en cuenta para determinar el nivel de riqueza o pobreza de una población determinada.

16. Recapitulando. Torrevieja, con 22% de paro, tiene la mitad de paro que la ciudad con mayor tasa de España, Linares, una ciudad donde, según cuentan en el mencionado foro, hay un gran número de locales vacios en pleno centro. Por otra parte, hemos visto que hay ciudades como Crevillente, con mayor paro que Torrevieja, que no aparecen en el informe. Igual ocurre con otras como Barbate, con un 41% de paro ¿En serio Torrevieja es la ciudad con más pobreza de España? ¿En qué se basan para afirmar eso? Porque, sinceramente, y como he dicho, no me parece que la renta per cápita sea un factor concluyente para ello.
Sinceramente, creo que este tipo de datos tan sólo sirven para dividir a los españoles y hacen un daño irreparable a una ciudad con mucho potencial turístico, especialmente porque mucha gente con alto poder adquisitivo, si hace caso del tópico o lee estas noticias, quizá decida no ir de vacaciones, o incluso residir, en Torrevieja pensando que "tan sólo hay pobres", algo que como hemos visto no es en absoluto real. Por este motivo creo que el Ayuntamiento de Torrevieja debería, al menos, pedir explicaciones o exigir el derecho a contrastar.

Conclusión: En este estudio faltan datos que resultan imprescindibles a la hora de determinar el grado de riqueza o pobreza de las ciudades. A saber: tasas de paro, índices de pobreza infantil, pobreza energética, delincuencia, inseguridad ciudadana, fracaso escolar, bajo nivel "cultural", tasas de muertes por cualquier caso (dividiendo cada categoría) y otros datos relativos al sector servicios y turismo en general. Amén de otros datos igualmente necesarios.
Sinceramente, creo que el Instituto Nacional de Estadística, que pertenece a todos los españoles, debería tener mucho más cuidado a la hora de hacer públicos estos datos. Lo mismo tendrían que hacer los periodistas, especialmente cuando dicen cosas como "repite como ciudad más pobre" (al menos algún periódico dice "más humilde"), lo cual es perpetuar un estigma que puede alejar a potenciales turistas o, incluso, residentes con alto nivel adquisitivo. 


martes, 13 de junio de 2017

¿Por qué me decidí a ser youtuber?




Llevo casi dos meses sin publicar en este blog. Quizá demasiado tiempo, si lo miramos desde el punto de vista del marketing y la marca personal. Soy frecuente de que un blog actualizado con frecuencia (máxime si esta lleva una cierta constancia... diaria, semanal...) hace más fácil que un lector pueda seguirlo y, además, fomenta el interés de los lectores por el blog. 

Sin embargo, desde aquel último artículo, he publicado nada menos que catorce vídeos en YouTube, además de haber escrito un artículo que saldrá, espero, en estos días en mi blog de Qué Aprendemos Hoy. Sí, habéis leído bien, desde el 23 de mayo de 2016 subo vídeos a YouTube en los que hablo, especialmente, sobre motivación personal, oratoria y emprendimiento, pero también sobre otras cuestiones que me interesan y sobre las que, creo, tengo algo que aportar. Como youtuber, al igual que como escritor, uso mi nombre artístico, o marca personal, Víctor C. Bustillo y podéis seguir mi canal aquí. Del mismo modo, aprovecho para decir que quienes tengáis Facebook podéis seguirme en esta página.

¿Por qué me decidí a ser youtuber? Como dije en mi primer vídeo, por entonces yo estaba buscando nuevas formas de comunicar. Si bien es cierto que, como escritor, ya estaba ejerciendo de comunicador y, además, también llevo algunos años colaborando en la radio (desde 2011, cuando comencé a colaborar con el sacerdote, y amigo mío, Manuel María Bru), personalmente creo que YouTube es una potente herramienta para poder llegar a más personas, para poder no solo comunicar sino también poder aportar algo nuevo a los demás, algo con lo que aprendan y que ejerza una influencia positiva en ellos. Creo que en alguna ocasión ya he hablado de ello aquí, siento que uno de los objetivos de lo que llamo mi Misión Personal es, precisamente, dejar una huella en el mundo. Considero, por ello, que crear nuevas formas de comunicación, nuevos modos de hacer llegar un mensaje a los demás, es fundamental para dejar esa huella.
También creo que hoy en día es probable que haya más gente a diario siguiendo canales de youtubers  que la que se dedica a leer blogs. Lo cual no quiere decir, evidentemente, que haya que desdeñar los blogs ni tampoco que yo vaya a dejar de escribir aquí. Simplemente que existen diversas formas de comunicar, Youtube es una de ellas, y creo que debo estar ahí. Especialmente porque considero que actualmente es la principal forma de llegar a los demás.

También soy youtuber, como dije en el primer vídeo de "soy franciscano seglar y comunicador y respondo preguntas" porque considero que tengo algo que aportar a los demás. Si bien no me considero más que nadie, ni menos que nadie, por tanto no creo que sea alguien especial, si que soy una persona que ha viajado, leído, observado a otras personas y circunstancias y he reflexionado y meditado mucho sobre ello.

Portada de mi primer hijo literario

Otro aspecto importante por el que me decidí a subir vídeos a YouTube es el de salir de mi "área de confort". Reconozco que siempre me he sentido más seguro escribiendo que hablando. No solo tengo mayor fluidez de palabra, sino que además cuando escribo me desprendo de ese interrogante en la mente de "¿Qué estará pensando quien me está mirando?" cuando hablo con otra persona o a través de una cámara. Esto se debe principalmente a una de las secuelas que dejó en mí el acoso escolar que padecí durante ocho años, aquello que llaman "el miedo al qué dirán". Decía mi padre, y no le faltaba razón, que yo, en muchas ocasiones, estaba acomplejado a la hora de mostrar mi opinión en público. De hecho, el año pasado un amigo mío me animó a dar mi opinión libremente y sin depender de juicios ajenos, como hasta entonces había hecho. Esto se debió a que, durante un fin de semana que pasé invitado en la casa de él y su esposa, yo trataba constantemente de agradarles y de darles la razón. Lo cual es un craso error y, al mismo tiempo, un síntoma de "miedo al qué dirán".
Por otra parte, también me ha influido mucho el ser consciente de que, debido a mis problemas auditivos, quizá yo no tengo la mejor voz del mundo y, además, es posible que deba mejorar bastante a la hora de vocalizar. Son factores que hasta ahora me habían supuesto una dificultad a la hora de hablar en público.
Pero el año pasado me di cuenta de que realmente yo ya estaba comunicando mediante la palabra hablada, especialmente con mis colaboraciones en la radio (los programas con el Padre Manuel María Bru). Por ello, animado por mi buen amigo Jaime, pensé que era el momento de ir un paso más allá rompiendo esos límites mentales de los que he hablado anteriormente. Debo decir que me encanta el canal de canal de Youtube de mi amigo. Como yo, también él habla sobre motivación personal, oratoria y emprendimiento. Lo hace, además, de una forma bastante amena y con vídeos cortos pero llenos de sabiduría, con un contenido profundo y formativo. Ver su trabajo me motivó a comenzar esta aventura algo loca (por el tema de salir del área de confort y exponerme al mundo, con lo bueno y malo que esto tiene). Siempre digo que no quiero arrepentirme cuando llegue a anciano (si Dios quiere que llegue a esa edad) de algo que hubiera querido hacer y no me hubiera atrevido a hacer. Por ello, valorando pros y contras, pensé ¿Por qué no probar? Y me lancé con fuerza e intensidad a ello.

Por otra parte, como cristiano sigo todo lo que dice el Papa Francisco. Sus mensajes me pueden gustar más o menos. Pero el verano pasado, meses después de comenzar a subir vídeos a YouTube, nos animó a los jóvenes en Cracovia a salir del área de confort, a calzarnos las botas y salir a los caminos a evangelizar, para poder dar noticia de nuestra fe. Creo, como ya he dicho, que cuando uno se siente con la vocación de comunicador (pues, al fin y al cabo, aquello que viene de Dios, aquello a lo que nos sentimos llamados por Él, es una vocación) tiene que estar abierto a las diversas formas de comunicación. Máxime cuando uno es cristiano y, por ello, tiene un mensaje que comunicar. Si hoy en día la gente, sobretodo los jóvenes, está en YouTube, una persona con vocación de comunicador debe estar ahí. Aunque eso implique salir de ese área de confort. Reconozco que yo hubiera seguido muy feliz siendo "tan sólo" escritor. De hecho, escribir es lo que realmente me apasiona. Pero en 2016 sentí que debía dar ese paso, que debía romper viejos límites y miedos para conseguir llegar a más gente y, con ello ampliar mis formas de comunicar, cumpliendo así mi Misión Personal.

Por otra parte, creo que grabar y subir vídeos a YouTube hablando sobre diversos temas también me puede ayudar a mejorar en lo que a oratoria se refiere. Se trata de un arte que me apasiona desde pequeño, aunque soy consciente de que tengo mucho que crecer en este aspecto (en realidad, a lo largo de nuestra vida, siempre podemos mejorar en algo, pues siempre hay margen de mejora). Considero que una de las facetas importantes de mi Misión Personal consiste en dar charlas y conferencias sobre oratoria, emprendimiento y crecimiento personal (además de sobre otros temas). Por ese motivo, como ya sabéis, el pasado mes de marzo di una conferencia acerca de la Misión Personal en el I Evento SFD que mi amigo Jaime y yo organizamos en Madrid.  Creo que grabar vídeos y subirlos en YouTube es una buena manera de practicar para ello.
Por cierto, que una de las cosas que tengo actualmente en mente es precisamente dar charlas y conferencias en institutos, colegios y parroquias sobre la Misión Personal". 

Cartel del I Evento SFD que organizamos Jaime y yo

En realidad todo esto de ser youtuber comenzó en febrero del año pasado. Había estado de retiro unos días en el convento capuchino del Pardo. Fue allí cuando le di forma a esa idea de comunicar a través de YouTube. Revelé mis intenciones en Facebook y mi amiga Carolina me dijo "¿Lo ves? (la idea)? pues adelante". Efectivamente, lo vi, me di cuenta de lo que me podía suponer, de cara a la marca personal, hacer algo así y me decidí a publicar en YouTube. No obstante, desde marzo hasta mayo estuve publicando los vídeos en dicha Facebook, y lo cierto que tuvieron bastante buena acogida. Mis amigos me comentaban los vídeos y me decían si les gustaba o no, qué cosas podía mejorar, me sugerían temas... así que en mayo, como ya he dicho, me decidí a subirlos a YouTube. Quise hacerlo así por dos motivos: el primero para ver que tal acogida tenían los vídeos, el segundo realizar una exposición gradual. Sinceramente no me veía capaz de buenas a primeras de lanzarme a ser youtuber desde el principio. Personalmente creo que cosas así requieren de un proceso, y me he dado cuenta de que fue una decisión acertada, pues me permitió grabar con mayor confianza en mi mismo.
Por otra parte, grabar y publicar vídeos en YouTube me ayuda a realizar mi labor de superación y crecimiento personal. Lo cual me ayuda también a ser coherente con aquello que enseño a los demás a este respecto.

Si bien es cierto que, de momento, no lo he conseguido del todo, pretendo realizar vídeos cortos, de unos 5-10 minutos. Realizo mis reflexiones desde mi ser cristiano y franciscano seglar. De hecho, últimamente mis amigos y las personas suscritas a mi blog me están insistiendo mucho en esta cuestión, ya que tengo bastantes vídeos de más de 20 minutos. Es más, hace pocos días batí mi propio record con un vídeo de 47 minutos. Aunque, eso sí, en mi defensa personal tengo que decir que  actualmente estoy realizando una serie de vídeos titulados "Soy franciscano seglar, y comunicador, y respondo preguntas".
Esta idea me la dio ver un vídeo realizado por el sacerdote marianista Daniel Pajuelo en su videoblog. En aquel vídeo respondía a preguntas que previamente le habían realizado en las redes sociales. Francamente me pareció una gran idea y publiqué un comentario en mis redes sociales diciendo que la gente podía enviarme preguntas sobre los temas que prefirieran, especialmente mi vocación como franciscano seglar, pero también sobre la Iglesia, política, filosofía... y lo cierto es que la idea tuvo una gran acogida. Para muestra un botón: en un principio yo había pensado en hacer un solo vídeo respondiendo a esas preguntas. Pero recibí tantas (más de cincuenta) que finalmente opté por hacer ocho vídeos, uno por categoría. Cabe decir que incluso una de las categorías tuve que dividirla en dos partes para que el vídeo no fuera excesivamente largo.
Este es el motivo de que algunos vídeos sean tan largos como el de los 47 minutos, ya que algunas preguntas, y algunos temas, requieren de una reflexión profunda y un tiempo determinado para responder. Si bien es cierto, no bostante, que debo aprender a sintetizar. Por ello cuando acabe esta mencionada serie los vídeos que realice serán más cortos, de unos 5-10 minutos (que es lo ideal en YouTube).
También pretendo que mi videoblog sea un proyecto interactivo, por ello estoy abierto, desde el primer momento, a que me envíen sugerencias sobre qué temas quiere la gente que hable, especialmente para poder saber cuales son los temas que más interesan a mi audiencia. A este respecto cabe decir que hace poco me sorprendió un dato concreto: De los vídeos de "soy franciscano seglar..." el que menos visualizaciones tiene es el que publiqué ayer mismo, respondiendo a preguntas sobre actualidad y política. En estos momentos tiene unas sesenta visualizaciones. El resto de entregas tienen más de ochenta visualizaciones y alguno incluso supera las doscientas. Sin embargo, publiqué entre medias de dos de estos vídeos uno sobre sobre las personas proactivas (más en la dinámica de lo que venía siendo mi videoblog) y tan sólo tiene 48 visualizaciones, lo cual ciertamente es un factor que me hace reflexionar.

Por otra parte, tener un canal en Youtube, escribir libros y/o en un blog, hablar en la radio... no sólo forman parte de mi Misión Personal sino que también se trata de algo en consonancia coherente con mis Principios y mi modo de vida. Uno de los consejos que suelo dar es el de "no busques trabajo, créalo".  Soy consciente de que no es muy políticamente correcto decirlo en estos tiempos que corren. Pero considero importante animar a los demás a emprender, a buscar aquello que realmente les motiva y entusiasma, y así poder trabajar en ello. Suelo poner como ejemplo a Alberto Sicilia, más conocido como "Principia Marsupia". Se trata de un Doctor en Física Cuántica que, sin embargo, lleva trabajando como blogger y periodista en el Diario Público desde hace ya bastante tiempo. Como podéis ver en su Curriculum Vitae es un tipo que ha hecho muchas cosas pero, sin embargo, parece que lo que más le apasiona es investigar para así poder informar, especialmente, sobre temas de actualidad. Comenzó escribiendo en su blog sobre la crisis en Ucrania y, con el tiempo, fue haciéndose famoso y el mencionado diario terminó contratándolo. Le pongo como ejemplo porque considero que el bueno de Alberto representa el paradigma de mi filosofía vital: Te gusta algo, se te da bien hacerlo, te lanzas a ello con la incertidumbre inicial de si tendrás o no éxito, de si podrás vivir de ello o no. Seguramente Alberto comenzó a escribir sobre la crisis de Ucrania preguntándose ¿Quién narices me va a leer? pero le entusiasmaba escribir y poder informar a los demás sobre la actualidad. Así que, investigó sobre esa cuestión en concreto y se lanzó a ello, con constancia y ofreciendo calidad. De ese modo terminó viviendo de un trabajo que le apasiona.
Seguramente no todo el mundo esté en las mismas condiciones a la hora de emprender, pero creo que todos llevamos un emprendedor dentro. A todos se nos da bien algo, sea escribir, realizar figuras de cerámica, hacer buenas fotografías, hablar en público, invertir en Bolsa, etc. Quizá en un principio tendrás que compaginarlo con un trabajo "tradicional", siguiendo los dictados de un jefe y trabajando en una oficina. Pero yo te animaría a esforzarte por emprender, de esa manera no solo trabajarás en lo que realmente te apasiona y para lo que tienes cualidades, sintiéndote con ello plenamente realizado, sino que, además, conseguirás ser tu propio jefe y, por tanto, estarás en el mejor trabajo del mundo: el que tú mismo has creado.

Alberto Sicilia "Principia Marsupia"... un emprendedor
 
Considero que el trabajo no es el fin de esta vida, sino que se trabaja para vivir. Y uno es mucho más feliz trabajando en aquello que le gusta y apasiona  El día a día de muchas personas consiste en apretar un botón, tirar de una palanca e irse muriendo poco a poco sin comprender lo que realmente es la vida, como diría Tyler Durden en "El Club de la Lucha" (escribí un artículo comentando esta película, podéis leerlo aquí). Esto provoca que las personas sean infelices. Por ello yo animo a emprender, para que las personas no solo consigan ser felices trabajando, sino que además sean felices viviendo una vida con propósito. Te animo a crear tu propio trabajo, si te apasiona algo y se te da bien hacerlo, apuesta por ello. Es posible que sea el trabajo de tu vida y termines viviendo de ello. Pero siempre teniendo en cuenta dos cosas: 1º todo requiere de un esfuerzo, una dedicación y una constancia; 2º Roma no se hizo en un día y la paciencia es la madre de la ciencia. Posiblemente al principio no tengas mucha relevancia, no vendas o no llegues a los demás. No te desanimes, date a conocer, ofreciendo algo que sea de buena calidad y, sobretodo, algo diferente a lo que los demás ofrecen. Destaca sobre el resto y conseguirás tu objetivo. Por otra parte, como creyente, me gusta aconsejar aquello de "ora et labora". Además de trabajar, encomiéndate al Jefe (que es como me gusta llamar a Dios) y, confiando en él, emprende y trabaja por lo que te gusta. 
Y si animo a crear tu propio trabajo, a emprender, es porque soy uno de esos emprendedores que trabaja en lo que apasiona. No solo soy escritor, y tengo publicada mi primera novela histórica (Crónica de un Cantar Hispano), sino que también trabajo por comunicar tanto en la radio como en YouTube (en cuanto a la radio actualmente colaboro con los programas El Espejo de la Diócesis de Getafe e Iglesia Noticia, ambos en Cope Madrid Sur). Soy consciente de que si me esfuerzo a diario por llegar a más gente de esta manera, y me voy dando a conocer, conseguiré no solo influir positivamente en los demás, sino que además dejaré una huella en el mundo, un buen legado. Con ello habré conseguido cumplir la Misión Personal para la que estoy en este mundo. Además, de esta manera, estoy trabajando en aquello que realmente me apasiona y entusiasma.


Por ello, queridos lectores, os animo a que sigáis mi videoblog pues deseo seguir publicando vídeos en los que no solo hablaré sobre motivación personal, oratoria y emprendimiento, sino que, viendo la buena acogida que está teniendo la mencionada serie de vídeos que estoy publicando últimamente, subiré vídeos hablando sobre filosofía, actualidad, política, Iglesia, Misterio.... en definitiva las temáticas que veo resultan de interés para quienes me seguís. Además, anuncio que tengo algunos proyectos en mente para mi canal de YouTube que considero resultarán muy interesantes a mi audiencia.

Por supuesto, cabe decir que el hecho de publicar en YouTube no significa que vaya a dejar de escribir en este blog o que lo vaya a dejar descuidado pues, si bien no escribiré aquí con la frecuencia que desaría, si que voy a tratar de publicar, al menos, un artículo mensual.








lunes, 24 de abril de 2017

El misterio de las "Casas heridas".Mi experiencia personal

Advertencia: Este artículo no es apto para personas facilmente sugestionables. Algunas de las cosas que voy a relatar pueden impresionar de modo negativo al lector. Recomiendo encarecidamente que, si usted es sugestionable no lea el artículo.
Advierto también de que en este artículo doy mi opinión en base a experiencias vividas, a lo que he visto, escuchado y sentido desde que era un crío. También me baso en lo que he leído y escuchado a quienes saben de estos temas.  

La casa de Amityville
Llevaba tiempo queriendo escribir sobre este tema, pero fue hace dos semanas cuando por fin me decidí a hacerlo. En Cuarto Milenio realizaron un reportaje, con posterior debate, sobre casas que habían sido puestas a la venta y, a pesar de ser realmente buenas casas y estar ubicadas algunas de ellas en entornos envidiables, nadie quería comprarlas. Se trata de lugares donde han ocurrido hechos luctuosos, especialmente muertes violentas. Casas que, incluso, parece ser que habrían inducido al asesino a actuar. Entre otras, mencionaron el caso de aquella familia brasileña que fue asesinada en Pioz hace unos meses.

Todos coincidían en la mesa de debate al señalar que las casas donde ha ocurrido una tragedia quedan marcadas para siempre por el estigma. En Estados Unidos las inmobiliarias, por lo general, informan a los posibles compradores sobre el pasado de la casa en venta. No estoy seguro de si lo hacen todas las compañías y/o si es en todos los Estados. Pero, desde luego, se hace, y creo que es comprensible que alguien que está interesado en comprar una casa quiera saber si allí ha habido algún crimen o ha ocurrido algún hecho macabro. Aunque es cierto que hay gente capaz de comprar la casa de Amityville (que la hay) por puro morbo, mucha gente no querría dormir en una habitación donde tiempo atrás se cometió un asesinato. De hecho, no es la primera vez que alguien se muda a una casa y, tras un tiempo viviendo tranquilamente en ella, comienzan a suceder hechos extraños en la casa que, con el tiempo, pueden intensificarse de tal forma que esa familia termina yéndose aterrorizada de la casa. Por ello existe mucho debate, también en España, sobre si las inmobiliarias deberían informar acerca del pasado de las casas que ponen a la venta. Especialmente cuando se trata de edificios muy antiguos. Hace unos años el famoso locutor José Antonio Abellán tuvo que marcharse corriendo con su familia de un inmueble recién comprado ante la presencia de poltergeist en el viejo palacete de la calle Cañizares de Madrid.

En aquel debate Jaime Garrido utilizó un término que me llamó poderosamente la atención. Especialmente porque se trata de algo que he vivido en mis propias carnes y sobre lo que puedo dar fe. Llamó "casas heridas" a este tipo de edificios y dijo algo que a los escépticos y profanos tal vez les resulte extraño y les lleve a albergar prejuicios negativos. Concretamente afirmó que, o bien, en un edificio, en una casa, la energía puede ser más o menos positiva, con lo que la vida en ese lugar se hace confortable (esto tiene cierta relación con el feng shui)... o bien puede haber una energía negativa y densa que haga la vida imposible a quienes viven en ese lugar. En este segundo caso, además, la negatividad energética puede (y suele) ir acompañada por fenómenos extraños que incluso llegan a ser de carácter preternatural maligno. Como sucedió en Amityville, casa sobre la que los escépticos afirman, con desdén, que no ha vuelto a suceder nada paranormal allí. Bien, es cierto. Pero es que Jaime Garrido afirmó algo que arroja luz a este respecto. No solo se puede limpiar la suciedad "cotidiana" de la casa (polvo, manchas de pintura, barro...) sino que también es posible limpiar la negatividad energética. Yo, como cristiano, debo decir que personalmente recomiendo que esa "limpieza" la haga un sacerdote católico. Pues no solo es lo más efectivo, sino también lo más seguro. Pero bueno, es mi opinión fruto de mi paradigma vital y espiritual.

Jaime Garrido
 De lo que me gustaría hablar es de mi experiencia vital con respecto a las "casas heridas". Quienes me conocen personalmente saben que tengo mucha sensibilidad espiritual. Suelo percibir con facilidad la presencia de aquello que está "al otro lado de esta realidad". Es decir, siento la presencia de quienes una vez pisaron este mundo y ya no están con nosotros. Puede sonar extraño, y muchos no me creerán, pero quien ha vivido este tipo de experiencias sabe que se trata de algo real y no de una mera alucinación. De hecho, distingo perfectamente entre la mera sugestión y el fenómeno extraño. Cuando este se presenta en toda su realidad vives una experiencia totalmente diferente a lo que pasa por tu mente cuando te sugestionas debido a la inquietud que te puede venir en un momento dado.

Quiero comenzar con el caso que más me impresiona. Se trata de una casa situada en cierta urbanización del noroeste de Madrid. No digo la localidad ni el lugar por respeto a los actuales propietarios del chalet. Mis padres compraron aquella casa en otoño de 2004. La propietaria había perdido un año antes a su marido, que murió (eso si, en el hospital, no en la casa) tras padecer una larga y dura enfermedad. Vivimos en aquella casa desde finales de diciembre hasta agosto de 2005. Mi padre estaba especialmente ilusionado con vivir en un chalet. Había pasado toda su infancia entre Santoyo y Lebanza (pues estudió en el Seminario Menor que por entonces estaba allí). La casa de mis abuelos era de esas casas de pueblo que son enormes, con muchas habitaciones, cuadras, patios.... y cuando años atrás conoció el pueblo donde se encuentra aquella urbanización mi padre se enamoró del lugar. Recordaba su infancia y tenía ilusión por vivir en una casa grande, como cuando era pequeño. Si bien tenía en propiedad una parcela cerca de este chalet, no llegó a edificar nada en ella. Aunque me consta que no fue por falta de ganas.
En 2004 por fin pudo cumplir su sueño tras la compra de aquel chalet.

Se trataba de una casa edificada a principios de los años ochenta. Tenía tres pisos, un buen jardín y unas vistas espectaculares, todo hay que decirlo. Sin embargo, nunca llegó a gustarme aquel edificio. De entrada tenía un aspecto viejo, el color gris de su ladrillo visto me daba la sensación de que se trataba de un chalet anticuado, anclado en el pasado. Quizá en los ochenta era una casa bonita. En 2004 no. De hecho, en esa urbanización hay casas edificadas en esos años que son realmente bonitas. Otras, como esta que digo, son feas y parecen mucho mas viejas. Aunque ya digo, es mi opinión. 
Durante los primeros meses, entre diciembre y marzo, no noté nada realmente extraño salvo algunas noches donde "algo" tiraba de las sábanas, como si una mano invisible agarrase la sábana, la elevase a media altura y la dejase caer. Este tipo de fenómenos son bastantes comunes. Interpreté aquello como una especie de juego o broma "espiritual". 

Por la noche el Misterio enciende su candil
Entre marzo y mayo comenzaron a pasar algunas cosas raras que quizá tengan una explicación científica y racional, no lo niego. Pero tratándose de aquella casa son hechos cuanto menos curiosos. Además con el tiempo fueron como in crescendo. Aquello de que "alguien" tiraba de la sábana se convirtió en algo habitual. Hasta marzo había ocurrido de forma aislada, pero sin demasiada frecuencia. Sin embargo, desde entonces, y sobretodo ya en mayo, comenzó a ser cada vez más frecuente, ocurriendo todas las noches. A esto hay que añadirle que, en algunas ocasiones, recién acostado, sentía que "alguien" me soplaba en el lado derecho de la cama (había un armario, la ventana estaba a la izquierda, no podía ser debido a corrientes de aire). Cuando iba al cuarto de baño tenía la sensación de que no estaba solo allí, pues me sentía observado. Además, en el sótano estaba el garaje, donde yo dejaba la bicicleta. Junto al garaje había otra cocina, una habitación-salón y una especie de almacén que mi padre utilizó como bodega. Salvo este último lugar, que era muy húmedo y frío, el resto del sótano era seco y cálido. Sin embargo, recuerdo bajar a por la bicicleta y, al pasar por la habitación-salón, sentir que descendía bruscamente la temperatura. Se podría dar una posible explicación a esto suponiendo que tal vez aquel día hacía frío. Pero recuerdo que aquella primavera fue especialmente cálida y, además, en el resto de la casa justamente no hacía frío esa tarde. Además, como he dicho antes, la temperatura de la habitación-salón era idéntica a la que pudiera haber en, por ejemplo, mi habitación. 

En dicha habitación-salón había unos planos realizados por el anterior propietario. Eran planos del sistéma eléctrico de la casa, de las canalizaciones y también el propio plano del edificio. Fue en mayo cuando los vi por primera vez y lo cierto es que, al verlos, tuve una especie de mala vibración, como una certeza de que estábamos en el lugar equivocado. Aquella casa había sido construida por alguien que había puesto mucho empeño e ilusión en ese proyecto. Se trataba de una persona que se había ido quizá de forma prematura (aunque era mayor que mi padre) y, al menos eso es lo que pienso ahora, desde ese "otro lado de la realidad" nos veía como unos intrusos (si, algo parecido a lo de la película "Los Otros"). Es cierto que no había muerto en la casa, pero aquel hombre debía estar muy apegado a ella y "no quería marcharse". Es más, quería echarnos. O, al menos, tengo ese pensamiento.

Cabe decir que durante aquellos meses yo pasaba tardes enteras completamente solo en la casa, estudiando y realizando trabajos para la Universidad. En algunas ocasiones mis padres llegaban al chalet ya bien entrada la madrugada y yo no pasé en ningún momento miedo, ni tampoco estaba sugestionado. De hecho, hasta mayo no había tenido realmente motivo para ello pues los fenómenos que he relatado y acontecieron entre diciembre y mayo son cosas que he vivido a lo largo de mi vida en innumerables ocasiones y lugares, a veces incluso en sitios que me encantan y no me dan ningún tipo de miedo como es la propia casa de Santoyo (aunque debo admitir que ahí no dormiría solo. Pero si puedo estar en la casa en completa soledad durante el día, incluso por la noche, sin tener miedo ni sugestión). 

En el convento de Rapariegos algo había....
Desde mayo los fenómenos fueron in crescendo. Además de lo ya relatado, comencé a sentir que "alguien" me seguía por la casa. Especialmente en las escaleras. Entre mayo y julio también empecé a escuchar ruidos raros y lo que me parecían susurros y lamentos. Una noche me desperté sobresaltado al escuchar una carcajada proveniente de la terraza contigua a mi habitación. Encendí la luz, fui a la terraza y con la linterna eché una ojeada pensando que tal vez se había colado un gato. Allí no había nada. Pero noté algo extraño, como una densidad que flotaba en el ambiente. Pero había algo más. En la terraza, que era alargada, había dos mesas. Bueno, pues en la mesa del otro extremo vi que los objetos que había sobre la mesa daban estaban en una posición extraña. No recuerdo haberlos puesto así por la tarde. Parecía como si los hubiera movido alguien después. De hecho, a día de hoy estoy convencido de que no dejé aquella mesa de la forma en la que me la encontré después. Eran las cuatro o las cinco de la mañana cuando me desperté y me di cuenta de que alguien había movido aquellos objetos. Francamente, no creo que mis padres se hubieran levantado a cambiar de sitio unos folios, unos botes de bolígrafos y un pisapapeles. Al darme la vuelta para ir a la habitación tuve la sensación de que había alguien en ella. No fue el caso, pero reconozco que entré algo acongojado pensando ¿Qué narices me voy a encontrar ahora? Y, mientras tanto, en el ambiente seguía flotando la densidad de antes.



Otra noche sucedió algo realmente estremecedor. Me encontraba trabajando con el ordenador cuando escuché un estallido estrepitoso y algo que cayó y rodó por el suelo. Cuando me volví tenía un montón de cuentas de rosario rodando rápidamente por diferentes zonas de la habitación. Tenía un rosario que me había regalado una persona que en 2003 había ido a Cuatro Vientos a ver a San Juan Pablo II. Se trataba, por tanto, de un rosario bendecido por este Papa santo. Un rosario que estaba colgado de un gancho que tenía en la librería. Es cierto que estaba cerca de una lámpara ¿Quizá el calor de esta provocó el estallido? Puede ser pero ¿Por qué fue justo ese día y no unos días antes o unos días después? Aquel rosario había estado en ese mismo lugar durante varios días (no recuerdo cuantos) sin que sucediera nada, junto a esa misma lámpara. Y justo esa noche se rompió en pedazos.
Cabe decir que el chalet lo compraron mis padres, si no recuerdo mal en octubre. Tardamos un par de meses en ir para ponerlo apunto. Ya entonces hacía mas de un año que había muerto el propietario de la casa. Me pregunto si su fallecimiento, o al menos el agravamiento de la enfermedad, tuvo lugar precisamente en mayo de 2003, un año antes de lo del rosario.
El caso es que fue ya con la primavera avanzada cuando percibí que la atmósfera en la casa cobraba mayor densidad. Comencé a escuchar ruidos típicos de la fenomenología paranormal como "raps". Es decir, golpes secos y rápidos. Al mencionado "tirar de sábanas" se unió la sensación de que la cama se movía, como si "algo" la golpease". 
Además, entre mayo y julio comencé a sentir que "algo" me tocaba en determinadas ocasiones. En plan estar trabajando con el ordenador y sentir claramente una mano apoyándose en el hombro. O estar ya en la cama y notar que "alguien" rozaba con su mano mi mejilla. Pero no era un "rozar" cariñoso, sino algo en plan "estoy aquí, vigilando". 

A principios de julio se casó una prima mía. Llegué de la boda unos minutos antes que mis padres. Entré por el garaje, como había hecho tantas veces durante los meses previos. Nunca había tenido problema con la alarma. Hasta esta noche. Puse, como había hecho siempre, el código de seguridad. Pongamos "1234". No cabía duda. Pero nada, no funcionaba. Volví a marcarlo de nuevo, esta vez concentrándome para no equivocarme. Tampoco. Escuché varios sonidos que daban a entender que en cero coma (como decimos en Madrid) iba a saltar la alarma. Volví a marcar el código. Una vez más, aquello no marchaba. Me estaba poniendo cada vez más nervioso. Pero era plenamente consciente de lo que hacía. Estaba marcando bien el número. Pero, por algún motivo extraño, no funcionaba. De pronto saltó la alarma. Cuando llegaron mis padres, yo estaba histérico intentando apagarla. Ellos tampoco pudieron hacerlo. De hecho tuvieron que venir los técnicos y, en sus propias palabras, "aquello no era normal". La alarma funcionaba perfectamente, entonces ¿Por qué no había funcionado el código de seguridad anteriormente? ¿Un fallo electrónico? es posible pero ¿No es un poco raro? Con la perspectiva del tiempo transcurrido tengo la sensación de que fue una especie de aviso. 

La casa de las siete chimeneas

Pocos días después se graduaron en la Universidad unos amigos míos de Santoyo. Fuimos mi padre y yo a la graduación. El evento estuvo muy bien, fue emotivo y disfrutamos bastante. Sin embargo, esa noche hubo una tormenta muy fuerte. De esas tormentas que tienes la sensación de que un rayo va a partir la casa en dos. Por la noche estuve con el ordenador trabajando sintiendo una gran inquietud. Tenía la sensación de que me estaban observando y noté en varias ocasiones que "algo" tocaba mi hombro mientras me rozaba el pelo. Cuando me fui a dormir estaba bastante intranquilo. Pero otras veces me había acostado sintiendo inquietud y me había podido dormir más o menos rápido. Sin embargo, en esta ocasión, no fue así. A las dos y pico de la noche seguía despierto. Comencé a sentir algo extraño a mi izquierda (donde estaba la terraza). Miré en varias ocasiones y no vi nada raro, pero la sensación provocó que mi corazón palpitase cada vez más fuerte. Hasta que, finalmente, sucedió. Aún se me ponen los pelos de punta al recordar como esa sombra, más negra que la propia oscuridad, cruzaba la habitación desde la terraza y venía hacia mi. La sombra se acercaba con rápidez y tuve la certeza de que se iba a abalanzar sobre mi. Antes de que lo hiciera encendí la lámpara. Me levanté con el corazón agitado, sudando, casi temblando. Tuve que dejar la luz encendida para poder dormir aquella noche. 
Por cierto, la tormenta no paró en toda la madrugada. 

Tengo la sensación de que algo pronunciado inocentemente por mi padre pudo precipitar los acontecimientos. Ya en junio-julio mi padre se metía en la piscina. Yo nunca llegué a bañarme en ella porque me daba cierto "mal rollo". Alguno lo llamará sugestión, otros simplemente dirá que eran manías mías. La cuestión es que no llegué a meterme en ella, pues no me hacían gracia ni esa piscina ni la casa. Pero, por algún motivo, la piscina menos. El caso que mi padre si que se bañó mucho y, además, disfrutaba como un niño cuando se bañaba. Una tarde fue mi abuelo, como hacía a menudo, a ver a mis padres. Yo no estaba. Mi padre le dijo, emocionado, "Gerardo, Gerardo ¡Qué bien estoy aquí!". Puede sonar increíble. Puede sonar absurdo. Y estoy convencido de que es el más puro absurdo. Tal vez incluso sea una extraña y macabra coincidencia. Pero tengo la sensación de que estas palabras pudieron generar una situación de "envidia" en ese "algo" que había en la casa. Ojo, no digo que estuviera presente el espíritu del primer propietario. Y quiero decir bien claro que no estoy diciendo que fuera aquel difunto propietario el responsable de lo que ocurrió. Pero el sufrimiento que ese hombre había vivido durante su enfermedad, incluso el propio dolor experimentado por la viuda durante el año y pico que allí vivió (por cierto, en completa soledad), quizá habían generado cierta energía espiritual negativa (es cierto que a muchos de mis lectores el término "energía" no les gustará. Pero no hay otra forma de llamar a "eso". Y, quizá (y es teoría mía, no pretendo tener la verdad absoluta, ni mucho menos pretendo cargar de responsabilidad a nadie), esa felicidad de mi padre, al contrastar con el sentimiento de dolor vivido allí anteriormente, pudo generar cierta envidia en esa "energía" que había en la casa.
Es acojonante pensarlo (y me perdonarán la digresión), pero por lo que pasó pocos días después estoy convencido de ello.

Debo añadir antes que mi padre llevaba trece años enfermo. Tenía esclerodermia. Se trata de una enfermedad rara pero no necesariamente mortal en sí misma. Si bien es cierto que los órganos van desgastándose y perdiendo fuerza a marchas forzadas. Pero, principalmente, se trata de brotes no necesariamente mortales. De hecho, mi padre había superado unos años especialmente duros entre 1998 y 2002-2003 en los que, sinceramente, creíamos que "se iba". Sin embargo, a raíz de viajar a Alemania en 2002 (donde recibió tratamiento por parte de un médico alemán), había ido mejorando poco a poco. Incluso durante los siete meses que vivió en la casa se encontraba bien de salud. Es cierto que unos días antes se había caído al lado de la piscina (no podía ser en otro lugar), pegándose un buen mamporro. Pero también había organizado, dos días antes, una barbacoa donde disfrutó como un niño con matrimonios amigos y no dio señales de fatiga. Incluso el día anterior habían ido mis padres con mi abuelo a comer y al teatro. Es cierto que la anterior dueña de la casa le había visto en misa ese mismo domingo y después nos dijo que parecía fatigado. Pero a veces daba esa sensación. Muchas veces estaba fatigado, pero por los mencionados brotes, sin embargo seguía luchando.

Palacio de Linares

La cuestión es que el 18 de julio de 2005, tras haber cenado "mejor que nunca" (en palabras de mi madre) cruzó el umbral de la vida. Según dijo el médico fue un fallo multiorgánico fulminante. Se había sentado en su despacho y, nada mas coger el periódico para leerlo, se marchó. 

He reflexionado mucho sobre ello desde entonces. Lo más racional es pensar que el cuerpo de mi padre estaba muy debilitado debido a la enfermedad. Sus órganos vitales habían ido desgastándose durante año tras año. De hecho entre, más o menos, el año 2000 y 2004 mi padre dormía con una máquina de oxígeno. En 2004 como he dicho, comenzamos a vivir en aquella urbanización. Primero en unos apartoteles. Allí no usaba máquina de oxígeno para respirar mejor cuando dormía (quizá no lo necesitaba gracias a la pureza del aire que allí se respira, tal vez sus pulmones funcionaban mejor). Por ello, lo más racional es pensar que a las 23 horas del 18 de julio de 2005 sus órganos vitales dijesen "Hasta aquí hemos llegado". Pero, por lo que he leído y escuchado sobre parapsicobiofísica (nombre que el profesor Germán de Argumosa decía que era realmente el adecuado a la hora de hablar de parapsicología) soy consciente de que una casa "herida" (o "enferma") puede llegar incluso a provocar, indirectamente, la muerte de una persona con debilidad en sus órganos vitales. Suena absurdo, y quizá rocambolesco. Pero creo que aquellas cosas que había percibido desde marzo eran señales para que nos marchásemos de aquella casa. No quiero decir que fuera el difunto quien provocó la muerte. Pero es posible que la energía que se había creado en aquella casa durante la enfermedad de aquel primer propietario tuviera una gran influencia en lo que ocurrió. Si que tengo la certeza de que a "alguien" o "algo" no le gustaba un pelo ver a unos extraños siendo felices en aquella casa. Es como si a "alguien" o a "algo" le molestaba especialmente que "los otros" disfrutasen de algo que el primer propietario había creado y que ya no podía disfrutar. Es más, que su último año de vida no había disfrutado en absoluto por aquella enfermedad..

En septiembre mi madre y yo nos mudamos a los apartoteles antes mencionados. Donde estuvimos viviendo tres años, hasta que en 2008 nos cambiamos a nuestra actual casa, a veinte minutos en coche de allí. Entre 2005 y 2012, cuando se vendió aquel chalet, continuamos yendo para ver que todo estaba en orden (tema limpieza, tema que no entrase alguien a robar... cosas lógicas al no vivir nadie allí). En verano de 2006, o 2007 (no recuerdo el año) una de mis hermanas celebró una barbacoa en el chalet. Como había hecho anteriormente en varias ocasiones, incluso ese mismo verano. Pero en ese día concreto pasó algo extraño. A media tarde una amiga suya, que debía estar cansada, subió a la que había sido mi habitación a echarse la siesta. Para no revelar su nombre real la voy a llamar con uno ficticio. Pongamos que se llamase Nadine. El caso que al poco de echarse en la que había sido mi cama, escuchó claramente una voz que la llamaba "Nadine, Nadine, Nadine....". Ella preguntó en varias ocasiones creyendo que eran sus amigos. Pero salvo el "Nadine", no escuchó nada más. Bajó a donde estaban mi hermana y el resto de gente tomando algo y preguntó si alguien la había llamado. No solo nadie la había llamado sino que nadie había entrado a la casa para nada. La chica se estremeció de tal manera y tuvo tal miedo que, según me contaría después mi hermana, pasó el resto de la noche temblando y sentada en un rincón sin pronunciar palabra, con el rostro pálido. Nadine ni siquiera conocía la historia del primer propietario. Y creo que tampoco sabía que mi padre había fallecido en esa casa. 

Durante aquellos años fui completamente solo al chalet, además en varias ocasiones, Solía ir, especialmente, a recoger cosas que aún tenía allí, y a ver los álbumes de fotos (me encanta de vez en cuando ojear los álbumes de fotos. Además siempre me encuentro con alguna que nunca había visto hasta entonces). Desde que entraba al chalet, y hasta que me marchaba, escuchaba pasos, susurros, notaba la presencia de alguien que me observaba. Recuerdo especialmente un mediodía en el que, mientras observaba las fotos, escuché un ruido muy constante y fuerte. Era como si hubiera gente en una obra trabajando. Escuchaba claramente los martillazos, sonidos como de radiales, crujidos... y cabe decir que en ninguna de las casas cercanas había ningún tipo de obra (me aseguré de ello). También recuerdo lo que me sucedió en una ocasión al subir las escaleras con mi madre (que iba detrás mío). Alguien me tiró del jersey. No fue la típica sensación en la que tienes el jersey mal puesto, hay alguna arrugita y al moverte se te alisa. No, noté claramente que "alguien" me agarraba del jersey y tiraba hacia atrás. Además lo hacía como con fuerza. Le pregunté a mi madre si había sido ella y me juró y perjuró que no había hecho nada.
Casa de las Caras. No es "herida", pero si misteriosa
Por otra parte, esa casa tardó muchos años en venderse (siete) y no precisamente por falta de pretendientes. Incluso Juan Pardo fue a verla, y dijo que le gustaba. Sin embargo, todos los interesados se echaban atrás. Algunos incluso a punto de firmar la compra. Era como si percibieran algo que no les agradaba especialmente. Finalmente, en 2012 (un año muy especial para mí por diversas cosas, entre ellas porque vencí a la depresión) se vendió aquel chalet. No he vuelto a saber mucho de las personas que lo compraron. Si tengo noticia de que físicamente están bien (vamos, vivitos y coleando, y Dios les guarde durante muchos años). 

Durante los dos o tres años anteriores a venderse la casa hubo algo que se añadió a toda la fenomenología paranormal antes relatada. Cada vez me costaba más respirar cuando estaba dentro de aquella casa. Cuando llevaba un rato dentro tenía que salirme al jardín para poder respirar bien. Me faltaba el aire. De hecho en varias ocasiones estuve apunto de ahogarme. Sobretodo la última, a pocos días de vender el chalet, cuando practicamente tuve que salir corriendo de la casa porque me ahogaba. Además la angustia me duró durante bastante tiempo. Mucho rato después de habernos marchado aún me duraba.

Soy consciente de que lo relatado aquí puede resultar increíble. Seguramente muchos no me creerán. Otros me dirán las típicas palabras que he escuchado en muchas ocasiones: sugestión, imaginación, incluso paranoia. Habrá quien diga que estoy para ser encerrado en Ciempozuelos. También otros me dirán que lo que yo llamo energía tiene un tufillo New Age y tratarán de desacreditarme. De hecho, sé que mucha gente se encierra en prejuicios de este tipo para no creer estas cosas. Pero yo sé lo que he vivido, tanto en esta casa como en otros muchos fenómenos paranormales que me han ocurrido durante mi vida. Sé, además, que se tratan de cosas reales y no subjetivas. Cuando, por ejemplo, sueñas con Miguel Ángel Blanco en el mismo momento en que se produce su fallecimiento, sabes que se trata de algo real. Lo mismo ocurre cuando, años más tarde, sueñas con una buena amiga justo en el instante que fallecía.... en esas ocasiones eres plenamente consciente de que el mundo de lo espiritual existe. Cuando has sentido, como yo, a tu abuela ya fallecida (a la abuela que conocí) y experimentabas una auténtica sanación física y espiritual al acostarte enfermo en la cama que ella dormía en vida... sabes que estas cosas son reales. Y, además, totalmente serias. Lo mismo ocurre cuando un día averiguas donde se encuentra enterrada una persona solo por el mero hecho de que percibías su presencia... sabes que lo que te ocurre es completamente real, aunque muchos no se lo crean.

Cortijo de los Galindos. Donde "mataron a cinco"

Quiero finalizar este artículo sobre casas heridas contando varias experiencias personales que suponen un buen, e inquietante, colofón. No todas son en casas heridas, pero tienen algo que ver con el tema del que he escrito.

La primera ocurrió durante el periodo que estuve deprimido (2009-2012). Ya entonces me encontraba viviendo donde resido actualmente. Mi hermana, que vive en otro país, suele dormir en casa cuando viene a España. En alguna que otra ocasión dijo que percibía una sensación de mucha tristeza en la casa. Esto coincidiendo con los periodos en los que peor me encontraba anímicamente. Ella es atea, por lo cual no está especialmente abierta a creer en estas cosas. Aunque si que ha percibido a nuestro padre en varias ocasiones. La cuestión es que, aquellos días que venía a casa y yo estaba con la depresión, ella percibía una carga negativa en la casa, una sensación de mucha tristeza. Sin embargo, desde que salí de la depresión no ha vuelto a sentir algo así en mi actual casa. Estoy firmemente convencido de que nuestro estado psicológico influye en la energía (como yo la llamo) de la casa. Y creo que lo que voy a contar ahora lo demuestra en cierto modo.

La segunda ocurrió cuando murió nuestra tía de Santoyo. La buena mujer padeció esa maldita enfermedad que se está llevando a tanta gente, el cáncer. De hecho la pobre apenas vivió un año enferma, pues se lo descubrieron en diciembre de 2010 y un año después falleció. Creo que es importante decir que no falleció en la casa. La cuestión es que, tras el entierro, le pedí a mi tío entrar en su habitación, para dar un beso a la cruz que había regalado a mí tía (que también era mi madrina) años antes, tras venir de una peregrinación a Roma. Al entrar en la casa sentí una punzada de dolor que me atravesó todo el cuerpo. Era como si todo el dolor experimentado por mi tía en aquellos meses se hubiera acumulado en la casa. Fue un sentimiento muy angustioso que nunca he vuelto a experimentar allí (de hecho, hace poco entré y sentí una "energía" neutra, ni positiva ni negativa). Los parapsicologos utilizan el término impregnación. Creo que, en cierto modo, el dolor que sentí al entrar en la casa se debió a este fenómeno.

La tercera fue en una casa que tiene mi hermana en la sierra. Una casa que era de nuestros padres y que alquiló por dos veces. Los primeros inquilinos eran unos señores que trabajaban en la carretera y no dieron muchos problemas. De hecho, apenas iban a dormir, el resto del día estaban trabajando. Y los fines de semana se iban a su tierra. Pero los siguientes inquilinos fueron unos rumanos (caucásicos). El caso es que esta gente, cuando se marcharon, dejaron la casa destrozada. Muebles que habían comprado mis padres con toda la ilusión (como un columpio y una tumbona) estaban completamente destrozados, había múltiples arañazos en otros muebles, paredes descorchadas y despintadas... en fin, un desastre. Desde entonces he ido varias veces a esa casa. Pues la primera vez sentí también un fuerte dolor. Como si hubieran herido al "espíritu" (o a la carga energética) de esa casa. Como si la casa tuviera vida propia y me estuviera haciendo saber que la habían provocado fuertes heridas. Me dio la sensación de que la casa "lloraba" (es absurdo, lo sé). Siento que poco a poco ha ido recuperándose. De hecho esa energía negativa del principio ha pasado a ser neutra. Y supongo que cuando mi hermana la reforme la energía volverá a ser positiva, como cuando íbamos allí durante los veranos de nuestra infancia.

La cuarta no fue exactamente en una casa, era un convento del siglo XII. Actualmente sigue habiendo monjas. El caso es que allí viví la peor noche de mi vida. Lo cuento en este artículo. Cuando me levanté tenía moratones, el pómulo hinchado y rasguños por la cara. Se trata de un convento donde hubo varios incendios extraños hace unos siglos. Un tío mío puso una residencia de ancianos y sospecho que a "alguien" no le gustaba la idea. Especialmente porque mis primas y mi tía dormían en lo que había sido la sacristía. Y eso quizá molestaba a "alguien" o "algo". Y aquella noche yo dormí, o eso intenté, en lo que era la sacristía.Y, como tengo una sensibilidad especial a estas cosas, percibí lo que percibí, y salí de allí como salí.

La quinta fue realmente curiosa. Estaba en la casa de Santoyo cenando completamente solo. Ya lo he dicho antes. Esa casa no me da ningún miedo, ni tampoco siento ningún tipo de sugestión cuando estoy allí. Tiene dos pisos. Yo me encontraba abajo. Escuché una voz femenina llamándome. O, al menos, pronunció mi nombre. Fue algo simple, una palabra: ¡Víctor! estuve meditándolo un poco y llegué a la conclusión de que se trataba de la voz de mi abuela. Pero no la voz de una anciana, era como la voz de una mujer joven. Mi padre se llamaba como yo. Según la teoría de la impregnación, es posible que escuchase una voz pronunciada muchos años atrás por mi abuela llamando a mi padre cuando él era un niño.


En definitiva, se podría decir que las casas, los edificios, tienen cierta carga energética, y que nuestro estado anímico influye poderosamente en ella. También las sensaciones que transmitimos, nuestras emociones, las palabras que pronunciamos, pueden quedar impregnadas en el ambiente de esos lugares. Quizá la mezcla del dolor vivido por el primer propietario de aquel chalet, junto con el hecho de que hubiera gente nueva y extraña viviendo y siendo feliz allí, crearon cierta energía "negativa". Sí, la felicidad puede influir en esa carga energética. Pero, como la casa había sido construida por otra persona... y esta persona pasó su último año en medio de un fuerte sufrimiento... quién sabe si, como he especulado antes, algo en esa casa estaba disconforme con que estuviéramos viviendo allí. La carga energética puede ser negativa cuando uno de los habitantes padece una depresión. Puede volverse positiva cuando quienes viven allí son personas positivas, o se vuelven positivas. Puede reflejar el dolor vivido por una persona, como mi tía de Santoyo. Puede igualmente mostrar dolor cuando alguien no ha tratado bien a esa casa ni a lo que representa. Lo que se ha vivido en esa casa puede haber quedado impregnado en el ambiente y, por ello, a veces escuchamos voces o, incluso, vemos siluetas humanas. Y hay veces, como en Amityville que una familia entra ilusionada a una casa que acaba de adquirir y poco después se ve obligada a huir de allí ¿Fue algo similar lo que le pasó a mi familia?

Que cada uno saque sus propias conclusiones.